<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d35272994\x26blogName\x3d.\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLUE\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://joankandam.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://joankandam.blogspot.com/\x26vt\x3d-6048760421372216616', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

.


PANTERES GROGUES CARNAVAL 2008

domingo, febrero 03, 2008
El frio y la oscuridad aumentaban por momentos. La humedad se filtraba a través de mi capa y mi traje negro. Una espesa niebla se levantó y sumió todo el cementerio en un manto de oscuridad. Repentinamente escuché detrás el crujir de las hojas caidas en el suelo, presentí mi muerte. La respiración se aceleró de tal forma que tuve que abrir la boca para continuar inspirando. No lograba mover los pies; se encontraban enraizados. Mi cuerpo se vió sacudido por una fuerza endemoniada que me despidió varios metros por delante, cayendo a los pies de una cruz. De pronto, alguien me arrastró por los tobillos como si fuese un muñeco; no tenia fuerzas para luchar o gritar, el terror me paralizaba.






Desperté sobre un diván de terciopelo rojo. una musica ensordecedora embotaba mi cerebro. Logré incorporarme y desde mi posición todavia aturdido pude ver un lujoso salón atestado de gente disfrazada. Hombres histrionicos grotescamente vestidos de mujeres, contorneandose al ritmo frenético de unas melodias ensordecedoras.

En estado de shock llegué a un lugar de la sala donde servian bebidas misteriosas, pude leer COCA-COLA; CORONITAS o J.B. Opté por pedir la tercera. En una de las paredes colgaba un mensaje en clave:

CARNAVAL 2008
http://www.panteresgrogues.org/
¿Qué extraño, 2008 si estaba en el año 1745?, bebi ese brebaje hasta que mi visión se empezó a nublar. Volví al diván y debí dormirme.




Al abrir los ojos extrañamente me encontraba sentado junto a otros comensales en el fastuoso comedor del castillo del Conde Pkasnofizz. Un nutrido grupo de sirvientes iba y venia proveyendonos de los mejores manjares y los más esquisitos vinos Europeos. Empapé mi pañuelo de seda en agua y me refresqué la frente. Estuve desconcertado largo tiempo sin entender todavía que me había ocurrido.




Más tarde volví a mi hogar acompañado de mi fiel sirviente. Esa noche no deseaba reposar sólo, tenía miedo de cerrar de nuevo mis ojos. Con firmeza cerró la puerta de la alcoba. No me hizo falta decirle nada.





FIN